Publicado el 19 marzo, 2022 a las 12:50 pm / Destacamos / Noticias / 141 lecturas

Contraloría detecta $140 millones del programa para víctimas de trauma ocular sin respaldo

Por: Prensa Radio Patagual

Un preinforme de la Contraloría General de la República (CGR) identificó más de $140 millones destinados al Programa Integral de Reparación Ocular (PIRO) sin registros sobre su utilización.

El plan PIRO fue creado por el Ministerio de Salud (Minsal) a fines de 2019 con el objetivo de prestar atención multidimensional a las víctimas de traumas oculares durante el estallido social iniciado en octubre del año mencionado.

 

La auditoría investigó los $718.269.000 destinados a su ejecución, a cargo del Hospital El Salvador de la comuna de Providencia, entre el periodo entre el 18 de octubre de 2019 y el 31 de marzo de 2021.

Saldo sin información

El ente fiscalizador concluyó que los fondos fueron ocupados en «finalidades generales, como cubrir anticipos de remuneraciones, pagos a proveedores (…) pero no se distingue entre los fondos orientados a dichos objetos, aquellos cuya finalidad es el desarrollo del programa PIRO, circunstancia que impide cuantificar con exactitud las cantidades destinadas a su ejecución», detalló Biobío.

«Los gastos efectuados con cargo a dicho programa, entre los años 2019 y 2020, habrían ascendido a $576.839.768, lo que implica la existencia de un saldo de 141.429.232, al 31 de diciembre de 2020, respecto del cual no se obtuvo información sobre su utilización», puntualizó Contraloría.

Por otro lado, la auditoría detectó falencias en los mecanismos para ingresar al plan debido a que «no exige identificar requisito para acceder», de modo que «se verificó que no se encuentra previsto dejar constancia, al momento del ingreso del paciente, del hecho de ser víctima de lesiones oculares en el contexto de las manifestaciones sociales iniciadas en octubre de 2019».

«Lo que se destinaba no era todo ocupado»

Vocera de la Coordinadora de Víctima de Trauma Ocular, Marta Valdés, confirmó al medio citado que esta información no les llama particularmente la atención. «Nosotros hace tiempo veníamos denunciando esta irregularidades», sostuvo.

«Nuestras sospechas finalmente tenían asidero, efectivamente los recursos no se estaban ocupando todos en el programa. Lo que se destinaba no era todo ocupado y por eso también nuestros compañeros se veían perjudicados con el cambio de prótesis, con el tema de las atenciones, con los problemas que teníamos de infraestructura, señalética y todo eso que también muchas veces planteamos», agregó.