Publicado el 15 mayo, 2024 a las 9:41 am / Breves / Destacamos / Noticias / 53 lecturas

MÁS DE 5 MIL 500 RECIÉN NACIDOS Y LACTANTES HAN RECIBIDO DOSIS DE ANTICUERPO CONTRA EL VIRUS RESPIRATORIO SINCICIAL

Por: Prensa Radio Patagual

Un total de 5 mil 508 recién nacidos y lactantes, que nacieron a partir del 01 de octubre de 2023, han recibido al 13 de mayo de 2024, el refuerzo inmunológico contra el Virus Respiratorio Sincicial (VRS) “Nirsevimab”, que es parte de la Campaña de Invierno del Ministerio de Salud.

1.448 corresponden a recién nacidos, que accedieron al anticuerpo contra el VRS en maternidades y unidades de neonatología, y otros 4.060 lactantes, que recibieron la dosis en vacunatorios públicos y privados en convenio con la Autoridad Sanitaria.

Inmunizados
Servicio de Salud/ SEREMITotalLactantesRecién nacido
S.S. Concepción1.3611070291
S.S. Talcahuano775624151
S.S. Arauco569440129
S.S. Biobío1.128872256
Vacunatorios privados, clínicas y maternidades1.6751054621
Región del Biobío5.50840601.448

“Es importante insistir a las familias, respecto a la importancia de que todos los recién nacidos y lactantes que nacieron a partir del 01 de octubre de 2023, puedan acceder en forma gratuita e independiente de su previsión social, al Nirsevimab. Este medicamento corresponde a un anticuerpo efectivo y seguro contra el Virus Respiratorio Sincicial, recomendado por  las principales agencias del mundo, incluyendo al Instituto de Salud Pública. En la región, al 13 de mayo, ya son más de 5 mil 500 los beneficiados”, declaró el Seremi de Salud del Biobío, Dr. Eduardo Barra Jofré.

La población definitiva por vacunar en el Biobío es de 13.745 recién nacidos y lactantes nacidos desde el 01 de octubre de 2023: 8.325 en la provincia de Concepción, 1.639 en Arauco y 3.781 en la provincia de Biobío.

Por comuna, la mayor concentración de población a vacunar corresponde a Los Ángeles (2.036), seguida por Concepción (1.821), San Pedro de la Paz (1.333), Talcahuano (1.165) y Coronel (1.129).

Además de este medicamento, existen rutinas adicionales que pueden adoptar las familias para prevenir que los lactantes se contagien, donde destacan el lavado frecuente de manos; limpieza habitual de juguetes, prendas, útiles y ropa de cama; evitar el contacto estrecho con cualquier persona que presente síntomas y no besar a niñas y niños.