Publicado el 16 mayo, 2024 a las 12:33 pm / Breves / Destacamos / Noticias / 416 lecturas

En Cámara de Diputados FESTRACH expone su preocupación por la disminución de la cuota de pesca y licitación del jurel y la merluza

Por: Prensa Radio Patagual

Dirigentes de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de las Plantas de Consumo Humano de la Industria Pesquera de Coronel y Talcahuano, advierten sobre el peligro que la nueva Ley de Pesca podría representar para los empleos en la Región del Biobío.

 

Frente a la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, y en presencia del subsecretario de la cartera, Julio Salas, el presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de las Plantas de Consumo Humano de la Industria Pesquera de Coronel y Talcahuano, (Festrach) , Raúl Morales, junto a Juan Sanhueza, presidente del sindicato de trabajadores de Pesquera Orizon y la dirigente Ingrid Oyarce expusieron su preocupación frente a la disminución de la cuota de pesca.

 

Durante la sesión, los trabajadores -que llevan entre 30 y 40 años dedicados al rubro industrial- manifestaron que la licitación del jurel para las plantas de consumo humano y la disminución de la cuota de pesca se pone en grave riesgo el trabajo en la región, pues en cada planta trabajan alrededor de 800 o 900 personas, y donde alrededor del 85% son mujeres.

 

La Federación, que representa a 6500 trabajadores de las empresas Foodcorp, Orizon, Pacific Blue, Pesquera Tubul y Blumar, teme que el actual proyecto de ley que propone licitar el 35% de la cuota que se tiene asignada estas plantas de consumo humano generen altas cuotas de desempleo en la industria.

 

“Durante años hemos trabajado para dignificar a quienes laboran en la industria pesquera, que son principalmente jefas de hogar, que además reciben sueldos muy por sobre la media del sueldo mínimo”, informó Morales.

 

“Hemos conseguido beneficios sociales, seguro de salud, reajustabilidad de los sueldos o sea cada seis meses,  aguinaldo de fiestas patrias y Navidad, bono de vacaciones, seguro de vida, seguro complementario de salud y enfermedades catastróficas, ayuda por fallecimiento, ayuda escolares, asignaciones por natalidad,  capacitaciones y una serie de beneficios que podrían perderse”, reflexionó el presidente de Festrach.

 

“Las plantas de consumo humano procesan proteína de excelente calidad que, además, tiene un costo asequible para la población, por lo cual también nuestra industria beneficia la calidad de alimentación que tienen los chilenos”, agregó.

 

Dirigentes sindicales y alrededor de 500 trabajadores de la pesca industrial ya se habían manifestado en una marcha en las afueras de la Biblioteca de la Universidad de Concepción mientras la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados y Diputadas sesionó en abril en ese lugar, para  escuchar a las diversas agrupaciones interesadas en plantear sus opiniones a favor y en contra de esta nueva Ley de Pesca.

 

El peligro para las plantas de merluza

Durante abril de 2019 las empresas Blumar y Pacific Blu   anunciaron el cierre de su planta de jibia en Talcahuano, dejando a cerca de 580 personas de la zona sin empleo, situación a la que se sumó  pesquera Landes, que desvinculó a 200 trabajadores, en la ciudad puerto.

Las tres pesqueras señalan que la determinación se debe a la Ley de captura de la Jibia, que sacó la captura de arrastre en la explotación de este recurso, dejando solo el arte de pesca por linea de mano.

En este contexto, Jaime Acuña, presidente de Agopesi, Asociación Gremial de Oficiales de Pesca,  indica que es inadecuado y peligroso disminuir la cuota de extracción de merluza a sus compañías, pues esto significaría el cierre de las plantas.

“Nos piden, además, que pesquemos fuera de las 200 millas, cuando en realidad el recurso está entre las 5 y 30 millas de distancia de la costa”, aseguró el dirigente.