Publicado el 27 febrero, 2020 a las 8:51 am / Destacamos / Noticias / 170 lecturas

Evalúan satisfactoriamente simulacro de atención por sospecha de coronavirus realizado internamente en la red hospitalaria del Servicio de Salud Concepción

Por: Patricio Espergel

Fiebre sobre 38 grados, dificultad respiratoria, tos y un reciente arribo desde Hong Kong, China fueron los signos que refirió un hombre adulto que se presentó en la Urgencia del Hospital San José de Coronel. Afortunadamente, su llegada a la ventanilla de admisión sólo se trataba del inicio de un ejercicio de simulación, planificado y programado por el Servicio de Salud Concepción, en el marco de la preparación de la red asistencial frente a un posible caso real de contagio por coronavirus.

A las 10.30 horas del viernes 21 de febrero, todo el protocolo delineado por el Ministerio de Salud se puso a prueba. Tras una serie de preguntas del personal de Some al consultante, se le entregó una mascarilla por precaución, mismo elemento que usó el personal para hacer el ingreso del recién llegado del país asiático. Uno de los elementos clave a considerar en la entrevista de cotejo antes de ser llevado a una sala acondicionada para una evaluación más profunda. Personal de turno, técnico y profesional intervienen en el proceso hasta que el médico a cargo analiza nuevamente el caso, hasta ese momento rotulado como sospechoso. Un estricto paso a paso da pie para llamadas a la autoridad sanitaria y al Samu respectivamente para preparar un inminente traslado hasta el Hospital Guillermo Grant, en una ambulancia de avanzada debidamente acondicionada. El Regional es el recinto de referencia para la región del Biobío donde se tratarán los casos que, eventualmente pudieran aparecer en nuestra zona. Al cabo de una hora y seis minutos de permanencia en el San José, más lo que duró el trayecto a Concepción, el hombre llega al zócalo de Urgencia del Hggb. Todos provistos de implementos de protección personal, lo trasladan a una sala de aislamiento. El ingreso se hace por una “ruta” interna expedita y por pasillos sin flujo de pacientes para minimizar las posibilidades de contagio. Una vez en el sector de cuarentena, nuevamente es controlado por el personal médico. Se le toman muestras de laboratorio para que los análisis confirmen o descarten la presencia del virus chino. La última parte del procedimiento consiste en realizar un aseo terminal minucioso, tanto a la zona de aislamiento como en la ambulancia de emergencia usada para trasladar al sospechoso de contagio y, finalmente se elimina todo material que pudiera haber estado en contacto con el paciente. Reiterar que, tanto en este ejercicio como en un caso real, estas medidas son implementadas.

El director del SSC dijo que esto da cuenta que: “toda la red asistencial ha estado durante largas semanas en función y en comunicación con el nivel central del Ministerio de Salud, para que seamos capaces de dar la tranquilidad por un lado y la seguridad por otro, de que nuestro personal y nuestros pacientes, que en caso que así se requiera, van a estar muy bien cubiertos y en eso resaltar al personal que ha formado parte de esto, el personal de urgencia como también, el del Samu”. El Dr. Grant, también se refirió al caso real que fue atendido el pasado 18 de febrero. “Tuvimos un caso de sospecha, no habiendo hecho el simulacro, tuvimos un caso real e igualmente fuimos capaces de responder y cumplir el protocolo al 100% de lo que habíamos acordado, para que de esta manera el niño de dos años que ingresó a nuestra red asistencial pudo ser atendido y cumplirse plenamente lo que estaríamos desarrollando 48 horas después”.

Balance interno en el Hggb

Josefina Castillo, enfermera supervisora de unidad de Urgencia del Hggb resaltó la importancia de este tipo de ejercicios: “es importante que los funcionarios estén preparados para cuando llegue un caso real y funcione todo lo establecido, según el protocolo del Minsal. Por eso, es vital realizar este tipo de ejercicios que nos permiten estar continuamente reforzando estos contenidos, ya que los funcionarios van rotando por sus distintos turnos y todos deben estar en conocimiento de las normas”, señaló.

Alfredo Davanzo, médico jefe de la Unidad de Emergencia del Hggb realizó un positivo balance del simulacro. “El procedimiento funcionó de manera óptima y dentro de los tiempos de respuesta esperados. La urgencia está preparada para este tipo de acciones en cualquier minuto”.

La iniciativa se replicará en las próximas semanas en los centros hospitalarios de Lota, Santa Juana, Florida y Traumatológico, todos recintos dependientes de la red asistencial penquista.