Publicado el 20 agosto, 2019 a las 7:46 pm / Noticias / 433 lecturas

HINCHADA LOTINA ENFURECIDA: ESTADIO FEDERICO SCHWAGER LE CERRARÍA LAS PUERTAS A LA LAMPARITA

Por: Cristian Acosta

Hoy se encendieron las alarmas en la zona minera a raíz de la nota publicada por el Diario La Tercera titulado “El fin del mítico Estadio Federico Schwager de Coronel”, el cual  asevera que dicho recinto deportivo no volverá a servir de escenario para los partidos de Lota Schwager, ya que la municipalidad de Coronel decidió replantear el recinto, que ahora servirá como estadio atlético, lo que implicará la reducción de la cancha para favorecer la construcción de una pista de recortán.

Según consta en la ficha del proyecto publicada en el sitio mercado público, la obra consiste en la reposición de la pista atlética del mítico Estadio Federico Schwager, que se encuentra en pésimas condiciones y no permite la realización de ningún tipo de competencia Local, Provincial, Regional o Nacional, ya que su pista de cenizas presenta un alta grado de deterioro, lo cual la hace peligrosa para el desarrollo inclusive de entrenamiento de deportistas locales, además considera la reposición del césped de la cancha y la construcción de graderías costado sur de la cancha, que se desplaza para dar cabida a la pista sintética de atletismo.

Pedro Alfredo Gallina, ex jugador de la lamparita entre los años 1974 y 1975, dio a conocer su molestia a través de Twitter, señalando que “siempre hubo una pista , foso y espacio para dar cabida a todos los deportes en especial al atletismo. Ahí saltó Pichot , corrieron Leimil, Wanrke, entrenó Grosser al lado de Merello , Azócar, Gallina y el mono García. Que falta de criterio no se puede destruir para crear.”

La Tercera también consignó que “en el histórico reducto, el equipo minero consiguió tres ascensos a Primera División: en 1969, 1986 y 2006. Sin embargo, la disminución del tamaño del campo de juego no lo dejará apto para seguir jugando fútbol profesional.”

Una medida que, sin duda, divide a la población coronelina y cuyas críticas apuntan al alcalde Boris Chamorro.